Por Miguel Ángel Pizarro El cine gallego se ha convertido en una de las novedades más interesantes de la industria cinematográfica española. Con Oliver Laxe como principal ejemplo, con filmes magníficos como 'Mimosas' (2016) o 'Lo que arde' (2019), la realizadora

Por Javier Ocaña El genuino estilo de buena parte del cine creado en Galicia en los últimos años resulta contagioso. Jaione Camborda, directora vasca afincada en la tierra de Oliver Laxe, Xacio Baño, Eloy Enciso, Lois Patiño y Anxós Fazans,

Por Alberto Úbeda-Portugés Esta bella e inquietante ópera prima de la cineasta vasca afincada en Galicia Jaione Camborda llega a las salas después de cosechar galardones tan importantes como el de mejor dirección en la sección Nuevas Olas del Festival de

Por Carlos Marañón ★★★★ El ojo y los perros: dos impactantes planos, uno de inicio y el otro insertado a degüello, marcan la frontera de esta historia aparentemente local, donde cinco personajes femeninos (de la niñez a la vejez) se enfrentan a

Por Jonay Armas Siempre nos falta una pieza. En la vida parece imposible estar feliz del todo y en el cine, para que se nos conmueva, hace falta primero un divino desconcierto, el derrumbe de nuestras convicciones, que decía Alain Bergala, que una pieza nunca encaje para

Por Ramón Rey La única película española presente en la sección de Las Nuevas Olas de la pasada 16ª edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla fue Arima, que además obtuvo reconocimiento a la mejor dirección. Se trata del debut

By Cristobal Soage Jaione Camborda makes her feature-length debut with a story about women and ghosts in which the real fuses with the imaginary, creating a new dimension that is simultaneously welcoming and disturbing The New Waves section of the 16th Seville

Por Ramón Rey. Un estudio de un ojo abre Arima como secuencia inicial. Sus detalles y defectos, su pupila y ese espacio negro central, un abismo que no permite extraer nada más que una perturbadora incertidumbre. «Mirar» es el concepto simbólico

Por Sergio de Benito Las inquietantes imágenes con las que arranca Arima, a forma de brevísimo prólogo, prefiguran de forma inusual las coordenadas en las que a continuación va a desarrollarse el universo del debut en el largometraje de Jaione Camborda.